domingo, 11 de mayo de 2014

Los Padres y Madres Narcisistas

Lo que sigue son los conceptos, traducidos del inglés al español, que Sam Vaknin, el autor de " Maligno amor a uno mismo-Narcisismo Revisado"ha vertido al respecto.

Los padres y madres narcisistas tratan a sus hijos como extensiones (de sí mismos) o meros instrumentos de gratificación. Desconocen los límites del niño y son, por lo tanto, abusivos.
Los padres narcisistas controlan y chantajean emocionalmente a sus vástagos y les instilan culpa, vergüenza y co-dependencia.

Pregunta: ¿Cuales son los efectos que los padres narcisistas tienen en sus vástagos?

Respuesta: A riesgo de simplificar: el narcisismo tiende a criar narcisistas, pero solo una minoría de los hijos de padres narcisistas se transforma en narcisista a su vez. Esto puede deberse a predisposiciones genéticas o a diferentes circunstancias de vida (como no ser el primer hijo, por ejemplo). Pero la MAYORÍA de los narcisistas tienen uno o más padres y/o cuidadores narcisistas.

El padre o la madre narcisista considera a su hijo como una multifacética fuente de Provisión Narcisista. El hijo es considerado y tratado como una extensión del narcisista. Es a través del niño que el narcisista busca conseguir"metas" en el mundo. Se supone que el niño debe cumplir los sueños no realizados, los deseos y fantasías de su progenitor narcisista.

Esta "vida por proximidad" (life by proxy) puede desarrollarse en dos formas: el narcisista puede fundirse con el niño o puede mostrarse ambivalente con respecto a él. La ambivalencia es el resultado de un conflicto entre el deseo del narcisista de alcanzar sus metas narcisistas a través del niño y su patológica (destructiva) envidia del niño y sus logros. 

Para aminorar esta difícil crianza con esta ambivalencia emocional, el progenitor narcisista recurre a una miríada de mecanismos de control. Estos pueden ser agrupados entre: orientados a la culpa ("Yo sacrifiqué mi vida por tí"), co-dependientes (" Te necesito, no puedo hacer esto sin tí"), orientados a metas (" Tenemos una meta en común , la cual podemos y vamos a cumplir"), psicosis compartida o incesto emocional (" Tú y yo estamos unidos contra todo el mundo, o al menos contra tu monstruoso, bueno-para-nada padre"..."Tú eres mi único y verdadero amor y mi pasión") y explícitos (" Si no obedeces mis principios, creencias, ideología, religión, valores, si no obedeces mis instrucciones, te voy a castigar"). 

Como observó Lidija Rangelosvka, el padre o madre narcisista a menudo se refiere a sí mismo/a como un/a mártir y usa su supuesto "sufrimiento" como moneda, como modo de comunicación, un principio explicativo y organizativo, el cual dota a la vida de los padres, y de sus seres cercanos, de significado, dirección, mensaje y misión. Ser introducido en el drama del narcisista es un privilegio, un honor, una iniciación, y el verdadero símbolo de la intimidad. 

El sentimiento de culpa inducido por el progenitor narcisista no está limitado en el tiempo porque no está ligado a ninguna acción específica del "perpetrador"; esta dirigido a proveer "compensación" que nunca termina; y no está diseñado para restaurar la relación, o para la rehabilitación del "ofensor". Es una herramienta de control y un instrumento de manipulación: se entiende que el "culpable" debe sentirse culpable por el mero hecho de existir y por el tiempo que exista.  

Este ejercicio de control ayuda a sostener la ilusión de que el niño es parte del narcisista. Pero mantener la ilustión requiere extraordinarios niveles de control (por parte del progenitor) y de obediencia ( por parte del hijo). La relación es típicamente simbiótica y emocionalmente turbulenta. 

El niño cumple otra importante función-brindar Provisión Narcisista. No se niega la implícita (aunque imaginaria) inmortalidad que se desprende de tener un hijo. La temprana (natural) dependencia del niño de sus cuidadores sirve para calmar el miedo de estos al abandono. 

El narcisista trata de perpetuar esta dependencia, utilizando los arriba mencionados mecanismos de control. El niño es la máxima Fuente Secundaria de Provisión Narcisista. Siempre está presente, admira al narcisista, es testigo de los momentos de triunfo y grandeza del narcisista. 

Debido a su deseo de ser amado, puede ser exhortado a dar continuamente. Para el narcisista, un hijo es un sueño hecho realidad, pero solo en el sentido más egoísta. Cuando el niño es percibido como "renegando" de su principal obligación (proveer a su padre o madre narcisista con atención constante) la reacción emocional del progenitor es dura y reveladora. 

Es cuando el progenitor narcisista está desencantado con su hijo que vemos la verdadera naturaleza de esta relación patológica. El niño está totalmente objetivizado. El narcisista reacciona a esta brecha en este contrato no escrito con manantiales de agresión y agresivas transformaciones: desprecio, rabia, abuso emocional y psicológico, e incluso violencia física. Trata de aniquilar al "desobediente" niño real y substituirlo con la subordinada, edificante, anterior versión. 

Entrevista concedida a Samantha Cleaver de YourTango.com

Pregunta: ¿Cuáles son formas comunes en que el narcisismo de una madre puede afectar las relaciones de su hija?

Respuesta: Depende de cuán narcisista sea la madre. Los progenitores narcisistas fallan en reconocer los límites y la autonomía personal de sus retoños. Los tratan como instrumentos de gratificación o extensiones de ellos mismos. Su amor es condicionado al "desempeño" de sus hijos y a cuán bien abastecen las necesidades, deseos y prioridades del padre o madre. 

Consecuentemente, los padres narcisistas oscilan entre el pegajoso chantaje emocional, cuando buscan la atención, adulación y adhesión del hijo (conocido como "provisión narcisista") y fría devaluación y "tratamiento silencioso" cuando buscan castigar al hijo por cruzar la raya.

Esa inconstancia e impredictabilidad vuelve al hijo inseguro y co-dependiente. Cuando se encuentran en relaciones siendo ya adultos, estos hijos sienten que tienen que "ganar" cada bocado de amor, que van a ser instantanea y fácilmente abandonados si "se comportan por debajo de las expectativas "; que su rol principal es "cuidar" de su cónyuge, compañero/a, o amigo, y que ellos son menos importantes, menos dotados, con menos habilidades o que merecen menos que su pareja. 

Pregunta: ¿Cuáles son las principales preocupaciones cuando las hijas de madres narcisistas comienzan una relación de pareja? ¿Cuándo sus relaciones pasan a la siguiente etapa? ¿Cuándo terminan?

Respuesta: Los hijos de padres narcisistas están mal adaptados a la vida; su personalidad es rígida y tienden a desplegar mecanismo de defensa psicológicos. Consecuente, muestran los mismos comportamientos a lo largo de la relación, desde el prinicpio hasta el final, independientemente de las cambiantes circunstancias.

Siendo adultos, los retoños de padres narcisistas tienden a perpetuar la patológica relación primaria (que tuvieron con sus padres). Dependen de otras personas para su gratificación emocional y el desempeño del Ego o de funciones cotidianas. Son necesitados, demandantes y sumisos. Temen el abandono, se aferran y despliegan comportamientos inmaduros en su esfuerzo por mantener la "relación" con su compañero, de quien dependen. No importa qué abuso se les inflige-permanecen en la relación. Al prestarse ansiosamente al papel de víctimas, los co-dependientes buscan controlar a sus maltratadores. 

Algunos de ellos terminan siendo narcisistas invertidos. 

También llamados narcisistas encubiertos, son co-dependientes que dependen exclusivamente de narcisistas (co-dependencia del narcisismo). Si usted está viviendo con un narcisista, tiene una relación con uno de ellos, si está casado con uno de ellos, si está trabajando con uno de ellos, etc-eso NO significa que usted sea un narcisista invertido. 

Para "calificar" como un narcisista invertido, usted debe antojar tener una relación con un narcisista, sin importar qué tipo de abuso él o ella le haya infligido. Usted debe ACTIVAMENTE buscar relaciones con narcisistas y SOLO con narcisistas, sin importar sus (amargas y traumáticas) pasadas experiencias. Usted debe sentirse VACÍO e INFELIZ en relaciones con cualquier otro tipo de personas. Solo entonces, y si usted satisface los otros criterios diagnósticos del Desorden de Personalidad Dependiente, puede ser calificado como un "narcisista invertido". 

Una pequeña minoría termina siendo contra-dependiente y narcisista, emulando e imitando las características y conductas de sus padres. Las emociones y necesidades de estos hijos de narcisistas están enterradas bajo tejido cicatrizado, que se ha formado, fusionado, y endurecido durante años de una u otra forma de abuso. Grandiosidad, un sentido de derecho, falta de empatía, y una presuntuosa soberbia usualmente esconden una inseguridad que corroe y un fluctuante sentido del valor personal.

Los contradependientes son contumaces (rechazan y desprecian a la autoridad), ferozmente independientes, controladores, egocéntricos, y agresivos. Temen a la intimidad y están encerrados en ciclos de aproximación dubitativa seguidos por ciclos donde evitan el compromiso. Son "lobos solitarios" y malos jugadores en equipo. 

La contra-dependencia es una formación reactiva. El contradependiente teme sus propias debilidades. Busca vencerlas proyectando una imagen de omnipotencia, omnisciencia, éxito, auto-suficiencia, y superioridad.

Pregunta: ¿Cómo interfieren( o se involucran) las madres narcisistas en la vida amorosa de sus hijas? ¿Cómo se compara su actitud con la de las madres típicas?

Respuesta: La madre narcisista es una fanática del control (control freak) y no renuncia fácilmente a las buenas y confiables fuentes de "provisión narcisista" (admiración, adulación, atención de cualquier tipo). Es el rol de sus hijos reponer esa fuente, los hijos se lo deben a ella. Para asegurarse de que el hijo o hija no desarrolle límites, y no se vuelva independiente o autonómo/a el padre o madre narcisista hace microgerenciamiento de la vida del hijo y alienta comportamientos dependientes e infantiles en su vástago.

Ese tipo de padre soborna al hijo/a (ofreciéndole alojamiento gratuito o ayuda financiera o ayuda en las tareas cotidianas) o lo chantajea emocionalmente (pidiéndole constantemente ayuda, e imponiéndole tareas, alegando estar físicamente enfermo o discapacitado) o incluso amenazándolo (por ejemplo, desheredarla si no acepta los deseos de su progenitor). También hace lo más que puede para espantar a cualquiera que pueda interferir en esta relación simbiótica o que de otro modo amenace el delicado, implícito contrato. Sabotea con mentiras, engaños y desdén cualquier relación de compañerismo o amistad que su hijo/a pueda desarrollar con otros. 

Pregunta: ¿Hay alguna estadística que usted conozca y que pueda echar alguna luz acerca de cuántas personas están lidiando ya sea con narcisismo o con un padre o madre narcisista?

Respuesta: De acuerdo al DSM-IV-TR (Manual de Diagnóstico y Estadísticas - IV TR) el Desorden de Personalidad Narcisista (DPN) es diagnosticado en alrededor de 2% al 16% de la población en contexto clínico (entre el 0.5% y el 1% de la población general). El DSM-IV-TR procede a indicarnos que la mayoría de los narcisistas (50-75% de los pacientes diagnosticados) son hombres.


"La tasa de prevalencia de DPN durante la vida es de aproximadamente 0.5-1%; de todos modos, la prevalencia estimada en ambientes clínicos es de 2-16 por ciento. Casi el 75 por ciento de los individuos diagnosticados con DPN es masculino (APA, DSM IV - TR 2000)."

    Del extracto de Evaluación psicoterapéutica y tratamiento del Trastorno Narcisista de la Personalidad por Robert C. Schwartz, Ph.D., DAPA y Shannon D. Smith, Ph.D., DAPA (American Psychotherapy Association, Article #3004 Annals July/August 2002)


    Aviso de copyright

    Este material está registradoSe permite el uso gratuito y sin restricciones de forma no comercial.
    El nombre del autor, Sam Vaknin,  y un enlace a este sitio web deben ser incorporados en cualquier tipo de reproducción de los materiales para cualquier uso y por cualquier medio.





    6 comentarios:

    1. 0,5% de encontrarte con un narcisista, 25% de las cuales son mujeres... osea, 0,125% de toparte con una mujer narcisista... y me toca a mí

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Que suerte la de nosotros. Yo tambien caí con una

        Eliminar
    2. Me he topado con puros hombres narcisistas
      Pero gracias a dios los he eliminado de mi
      Vida ,se que ahora me deben maldecir ,por
      Que cuando no consiguen lo que quieren
      Se desata su furia , estoy deseando que el
      Encuentre una pareja ,para que ya no me
      Siga esperando o crea que voy a volver con
      El ,ya que es un hombre arrogante y jamas
      Cambiara.

      ResponderEliminar
    3. Soy hija de una madre con tales caracteristicas. Al 90% me atrevo a decir. Y desp de años de analizarme. Y de no entender tantas reacciones y dolores q ella me ah causado; y me causa... A mis 35 años descubro que soy hija de una madre narcisista. Se sufre mucho.

      ResponderEliminar
    4. Soy hija de una madre narcisista y me he dado cuenta a mis 35 años. Después de muchos años de análisis y de sufrimiento. Hoy entiendo tantas cosas. Y tantos sufrimientos q padecimos como hijos

      ResponderEliminar
    5. ¡ENHORABUENA por el blog!
      Entre narcisistas (0.5-1% de la población), psicópatas (el 2% de la población es psicópata puro, según estudios recientes); pasivo-agresivos (que también hay unos cuantos), manipuladores...etc...Podemos estar hablando fácilmente de que entre un 10 y un 20% de la población sufre trastornos de la personalidad o muestra comportamientos disfuncionales que los hacen totalmente ineptos para criar hijos.
      Si tus padres están en las categorías arriba mencionadas, la única solución es "DIVORCIARSE" de ellos, lo antes posible.
      https://editorfamiliasdisfuncionales.blogspot.fr/2017/02/eres-victima-de-una-familia-disfuncional.html

      ResponderEliminar

    ¿Desea dejarnos su comentario?